SUSTENTABILIDAD / GENERAL

De los buques chinos a dificultar el riego en la Ciudad

El mejillón dorado, una especie invasora importada de China, se instaló en los ríos argentinos y ya perjudica distintos ecosistemas. Aquí genera problemas en las redes de riego.

De los buques chinos a dificultar el riego en la Ciudad

Las especies invasoras son aquellas que, introducidas por el hombre fuera de su hábitat natural, ponen en peligro los ambientes nativos. Una de sus principales características es que se extienden sin control, compiten con las especies autóctonas por la comida, el agua y los mejores lugares para vivir hasta desplazarlas. De esta manera se vuelven una de las principales causas de pérdida de biodiversidad. Un mejillón de origen chino hoy afecta al riego en Nordelta.

En 1991 un investigador del CONICET encontró en el Río de la Plata algo que no pertenecía a ese lugar: cuatro o cinco mejillones por metro cuadrado, que al año siguiente se multiplicaron a 30.000 y en cuatro años llegaron a una densidad de 150.000 en la misma superficie. Ello derivó en un estudio que logró identificar la especie como Limnoperna fortunei o mejillón dorado, que es originaria de China. A partir de allí, esta especie se expandió dentro del país y hacia países limítrofes. Y hoy generan dificultades desde la represa Salto Grande a la planta potabilizadora de la ciudad de Santa Fe, por citar dos ejemplos.

Estos moluscos llegaron del sudeste asiático a América del Sur a través del agua de lastre (agua cargada en el puerto de origen) de embarcaciones de gran porte. Dicho peso es el que necesita cargar un barco cuando parte con las bodegas vacías para no darse vuelta en el mar. Al arribar al puerto destino esa agua es descargada y es así como se introducen los mejillones.

En el caso específico de Nordelta, esta especie se afincó en la zona de Bahía Grande, donde se encuentran las tomas de agua para riego, que luego se distribuyen a toda la ciudad para abastecer a cada barrio.

Las larvas de estos mejillones se introducen por los filtros de las tomas de agua de Redes & Servicios con las que se abastece el servicio de riego. Las mallas de los filtros impiden el ingreso de cualquier cuerpo que supere los cinco micrones. Pero las larvas son menores a ese finísimo diámetro. Así atraviesan los filtros y luego crecen dentro de los caños, adheridos a sus paredes.

De esa manera, estos moluscos reducen el diámetro de los conductos, lo cual dificulta el paso del agua y hace que disminuya de manera significativa el caudal disponible para riego. Es por ello que de manera periódica deben llevarse a cabo tareas de limpieza de los caños, para liberarlos de todo aquello que obstruye el paso del agua.

Es así como un habitante de las aguas chinas logró mudarse a nuestro país, e impactar finalmente en la disponibilidad de agua para riego en nuestra ciudad.