NOVEDADES / GENERAL

Un “Futuro Experto” que hizo su práctica laboral en AVN

Dilan Ramírez, un joven estudiante de Ingeniería Eléctrica de 19 años, realizó prácticas de trabajo en AVN. Esta experiencia forma parte del programa Futuros Expertos que coordina la Fundación Nordelta.

Un “Futuro Experto” que hizo su práctica laboral en AVN

“Yo ayudaba mucho a mi mamá con mi hermano, que es chiquito, tiene menos de 1 año. Un día ella vio una publicidad en redes de la Fundación Nordelta que se llamaba “Futuros Expertos”. Te dan buenas herramientas para insertarte en el mundo laboral; cómo armar un currículum, cómo desenvolverte en una entrevista, criterios de atención al cliente y recomendaciones varias para desarrollarte como persona”, comenta con una sonrisa Dilan Ramírez de 19 años, estudiante de Ingeniería Eléctrica en la UTN de Pacheco, y uno de los cuatro jóvenes que participaron de las prácticas laborales en AVN.

En el marco de su plataforma de Responsabilidad Social Comunitaria, AVN busca desarrollar propuestas y programas que multipliquen oportunidades laborales para las comunidades vecinas. Entre esos diferentes esfuerzos se cuenta el curso “Futuros Expertos” coordinado e implementado por la Fundación Nordelta, que consta de capacitaciones de inserción laboral para jóvenes de entre 18 a 25 años durante un período de tres meses y culmina con cuarto mes de prácticas laborales. AVN es una de las organizaciones que abre sus puertas a esos jóvenes para dar sus primeros pasos en el mundo del trabajo.

El esfuerzo y la constancia

Dilan se graduó del secundario como Técnico Electromecánico, y siempre tuvo claro que la parte eléctrica de su orientación era su preferida. Por eso se decidió por continuar sus estudios en la carrera de Ingeniería Eléctrica. Tras participar del curso y de la práctica laboral nos compartió su experiencia.

“Cuando me llamaron de la fundación estaba muy entusiasmado. El tema es que de los que empezaron el curso conmigo, varios fueron dejando por la necesidad de buscar trabajos en el plazo de esos tres meses. Es una edad complicada donde muchos empiezan a tener necesidades de dinero y de aportar a sus familias”, comenta Dilan mientras reflexiona sobre sus compañeros de curso de Futuros Expertos.

“Ya al cuarto mes llegó el momento de empezar las prácticas, y a mí por suerte me tocó la posibilidad de ingresar a AVN” dice Dilan contento, y agrega “me asignaron a Operaciones, en el área de mantenimiento. Al principio me mostraron todas las instalaciones eléctricas del nuevo edificio, que sinceramente es muy moderno.”

Los aprendizajes laborales

Además de conocer y trabajar en las oficinas de AVN, Dilan estuvo avocado también a las tareas de mantenimiento de la Ciudad. Fue asignado a una cuadrilla y acompañó a colaboradores de AVN a diferentes barrios, donde aprendió sobre los equipos eléctricos, tareas y criterios de reparación y prevención.

“Me asombró la organización, el enfoque y el profesionalismo de siempre ir un paso más allá. Si de pronto había una lámpara que había que cambiar y el casco estaba roto, aprendí la importancia no sólo de cambiar la lámpara, sino de arreglar el casco como para prevenir alguna falla del circuito y facilitar el mantenimiento y el trabajo propio o de un compañero en el futuro”, detalla Dilan en relación a sus principales aprendizajes en esta primera experiencia laboral.

Felicitamos a Dilan y sus compañeros por su paso por AVN, y los invitamos a continuar superándose y aprendiendo.

Una Ciudad responsable con sus comunidades vecinas es una Ciudad Sustentable.