NOVEDADES / MEDIO AMBIENTE

Mejoras en los lagos de Barrancas y Glorietas

Los espejos de agua de los dos barrios funcionan como un sistema único. En estos días se está mejorando el sistema de circulación de agua, y antes se incorporaron aireadores, medidores de nivel y nueva vegetación.



Nuevas bombas de circulación, la incorporación de dos aireadores, el control automático del nivel y un manejo especial de la vegetación acuática son acciones que se han sumado para mejorar la calidad del agua de los lagos del sistema Glorietas – Barrancas. Las obras están siendo llevadas a cabo por las gerencias de Medio Ambiente y Operaciones de AVN, e impactan en los lagos interconectados de los dos barrios.

A comienzos de abril se dio inicio a los trabajos sobre la desembocadura de la bomba de circulación de agua de Barrancas del Lago. Los mismos resultan importantes debido a que con el diámetro que la cañería de la bomba posee en la actualidad, el agua ingresa a una velocidad que afecta al espejo de agua, a la vez que arrastra sedimentos. Se detectó una oportunidad de mejora y a partir de ahora, con una circulación de igual volumen pero menor velocidad, ese impacto disminuirá. Las obras están en plena ejecución.

Como parte de un plan integral de mejora para estos espejos de agua, anteriormente fueron colocados allí dos aireadores, los cuales cumplen la función de mejorar la oxigenación del agua. Los aireadores ayudan también a que el agua recircule y, de ese modo, evitan que se estanque.

También en el marco de la búsqueda de acciones para mejorar la salud de los lagos nordelteños, se detectó que en el sistema Glorietas - Barrancas el agua presentaba un nivel de turbidez alto, lo que impedía que la luz ingresara a las capas más profundas, afectando el crecimiento de especies vegetales. Además, había niveles de fósforo por arriba de lo deseable. Y existía una biomasa fitoplanctónica importante, que es la que genera que el agua se ponga verde. Con ese diagnóstico, en noviembre pasado se sembraron en el lago Repollitos de agua (Pistia sp.), una especie de rápida reproducción, que tiene entre sus particularidades que absorbe gran cantidad de fósforo, el que a su vez es el principal alimento del fitoplancton.

A medida que la población de Repollitos crecía, las mediciones que se fueron haciendo semanalmente fueron indicando una caída en la cantidad de fósforo y un crecimiento progresivo del oxígeno disponible. Simultáneamente creció la transparencia del agua, ya que pasó de poder verse a hasta 17 centímetros de profundidad a hasta los 70 centímetros. Tras este tratamiento, los repollitos fueron retirados.

Con este tratamiento, estiman los especialistas del área de Medio Ambiente, el lago ingresa al invierno con el agua más límpida, lo que hará que la primavera y verano próximo tenga una mayor transparencia y nivel de oxígeno, un factor clave para los peces que lo habitan.

Las acciones de cuidado de los lagos se completaron con la incorporación de tecnología para la medición del nivel de agua. Se hizo a través de la instalación de una estación digital que releva y envía información en tiempo real. El equipo está instalado en el espejo de agua que se ubica entre Glorietas y el Acceso Benavídez. Por fuera del agua, se visualiza un mástil con un gabinete cerrado, mientras que dentro de los lagos se instaló un tramo de cañería con un sensor en ella. Este sensor es un datalogger, es decir un equipo que registra y almacena datos. Dicho sensor realiza mediciones continuas del nivel del lago, las registra y reporta en intervalos de 15 minutos.

Una de las ventajas que aporta este sistema es la posibilidad de contar con alertas ante cambios pronunciados en el nivel del agua, y así tomar acciones de manera rápida y efectiva.

Todas estas medidas confluyen en un mismo objetivo: brindar a los lagos nordelteños las mejores condiciones posibles para que gocen de excelente salud.