NOVEDADES / SEGURIDAD

La ciudad suma 200 nuevas cámaras de seguridad

Es parte del plan que se llevó a cabo durante 2021, que concluye en el primer bimestre de 2022, y que incluye también tecnología de punta en radares, sensores y sistemas informáticos.



El 2021 fue un año de fuertes inversiones en seguridad en Nordelta. El plan puesto en marcha, que apuntó a detectar y resolver vulnerabilidades, incluyó obras en áreas perimetrales, más controles en los lagos y el arroyo Las Tunas, además de refuerzos en la zona financiera y en los accesos. Se suman 200 nuevas cámaras de videovigilancia, radares tipo doppler y lectores de patentes.

El plan de seguridad del 2021 tuvo tres pilares: evaluar y resolver posibles vulnerabilidades en el primer cordón de la Ciudad; estandarizar las instalaciones y equipamiento para facilitar la operación, y actualizar protocolos y procedimientos del área. En base a esos objetivos, se hicieron importantes obras e inversiones.

En primer lugar, se instalaron radares digitales de última tecnología, tipo doppler, para tener control sobre todos los espejos de agua. Se reforzaron los que ya había en el Lago Central, y se pusieron nuevos sobre el cauce del Arroyo Las Tunas.

También apuntando al control del primer anillo, se trabajó en el refuerzo de las áreas perimetrales sobre el Acceso Bancalari y Camino El Claro, con la incorporación de mayor cantidad de cámaras de video analítico que permiten acortar la distancia entre una y otra, haciendo más efectiva su capacidad de detección. Con el mismo objetivo, en el perímetro frente a El Golf y el barrio El Lucero, se colocaron 850 metros de un segundo alambre perimetral, al que se trasladó el cable microfónico.

También se pusieron nuevas cámaras en la zona financiera de El Portal, frente al Centro Comercial. Cuentan con sistemas que permiten la identificación de actitudes de merodeo. Y tienen una importante capacidad de disuasión, porque son equipos muy visibles, un punto importante para evitar situaciones de “salideras” bancarias.

Toda esa información confluye en la nueva Central de Monitoreo, inaugurada en octubre. Y se sistematiza con la revisión de procedimientos que se hizo a través de una auditoría externa, buscando hacer más eficiente la gestión. La normalización de todos los equipamientos, para que puedan funcionar de manera compatible, es otro punto central del trabajo llevado a cabo. Igual que la actualización de la plataforma Genetec, que es la que conecta toda esa red de tecnología que asiste a la seguridad nordelteña, proceso que está en plena ejecución.

El plan puesto en marcha este año concluye en el primer bimestre del 2022, con proyectos clave como el refuerzo del sistema de vigilancia con video analítico en la zona de los colegios y la incorporación de más cámaras en el perímetro de la zona de Puerto Escondido. También nuevos radares y cámaras térmicas en el área de Virazón, reforzando los controles de la costa del Lago Central.

En total, el plan de inversión en marcha suma más de 200 cámaras de seguridad nuevas a la Ciudad, con lo que el total de las instaladas entre áreas comunes y barrios supera ya las 2.000 unidades.

Para el año próximo está planificado un refuerzo de la seguridad en el área náutica, con un sistema de cámaras e identificación de embarcaciones en el acceso sobre el Río Luján, más controles en el Canal Mayor, y nueva tecnología de vigilancia en el malecón de Bahía Grande. En las áreas perimetrales de El Lucero, Camino Bancalari y El Claro también habrá más cámaras. Y, entre otras inversiones, hay un cambio cualitativo que se pondrá en marcha con las obras de ampliación del Acceso Norte: un nuevo sistema de lectura de patentes de automóviles, que permitirá hacer un mejor seguimiento de quienes ingresen a la Ciudad.