NOVEDADES / RECURSOS HUMANOS

20 años garantizando la seguridad acuática en Nordelta

Melisa Gilardoni es una experimentada guardavidas, y desde 2003 ha trabajado en diferentes piscinas de la Ciudad. Hoy se desempeña en el Club Nordelta y coordina la Escuela de Natación.

20 años garantizando la seguridad acuática en Nordelta

El cielo está despejado y la temperatura es ideal. El Lago Central está tranquilo, y hay una brisa agradable que agita las hojas que rodean la pileta del Club Nordelta. El único otro sonido que se escucha son las risas de un grupo de niñas que se divierten durante su clase de natación ante la atenta mirada de Melisa, su guardavidas y profesora.

“Los años que llevo acá han sido muy productivos para mi carrera. Primero estudié, pero trabajando también me formé en Nordelta, y por eso representa un plus en mi vida, tanto profesional como personal” comenta Melisa, Profesora de Educación Física, Guardavidas y Coordinadora de la Escuela de Natación del Club Nordelta. Con el pelo atado, lentes de sol, protector y una sonrisa brillante como los reflejos de la pileta, Meli está lista para su día de trabajo y para compartirnos un poquito de sus 20 años al servicio de la seguridad acuática en la Ciudad.

Aprender a nadar

“Lo más desafiante, y lo más lindo, es trabajar con los niños que inician a nadar. Lo importante es primero hacer una adaptación al medio. Al principio no a todos los chicos les gusta meter la cabeza debajo del agua, pero con buena pedagogía y paciencia después logran incorporar todas las técnicas de nado”, explica Meli mientras recuerda a algunos de sus alumnos que hoy ya disfrutan de la piscina y de las clases más avanzadas.

Las clases de natación inicial arrancan desde los 3 años, mientras que las avanzadas están disponibles para chicos y chicas de hasta 13 años. Existen también algunas opciones de clases particulares y grupales para adolescentes y adultos.

La prevención, la mejor seguridad en el agua

“La principal responsabilidad de los guardavidas no es sólo actuar durante una situación de emergencia, sino trabajar constantemente por instruir y prevenir: que los chicos no corran, que no se hagan “cocochito” en el agua, que se cuiden de no golpearse, nunca descuidar a los bebés cerca del agua, etc. Es decir, marcar las conductas correctas que eviten llegar a situaciones de riesgo” comenta Meli con seriedad sobre su rol.

Además de la seguridad en la piscina del Club, Melisa también ha coordinado jornadas de formación con los colaboradores que se ocupan del mantenimiento de los lagos. “Los instruimos sobre principios de salvataje y les recordamos la importancia de las medidas de seguridad, como el uso del chaleco salvavidas durante sus tareas.”, agrega Meli.

“Todo eso implicó que yo también me instruyera cada vez más a lo largo de los años, para poder transmitir estos talleres a mis compañeros y colegas. Me formé en primeros auxilios, RCP, salvamento acuático, etc”, comenta Meli orgullosa.

Una colonia diferente

“Este año, aparte de lo que es la Escuela de Natación, nos aliamos con la Colonia Náutica y estamos ofreciendo la opción de Natación Intensiva los martes y jueves que está siendo un éxito. Para el grupo de la mañana ya se agotaron los cupos”, comenta Meli.

El intensivo durante la temporada de Colonia incluirá no sólo la instrucción técnica, sino también un poco de formación en principios de salvataje y actividades náuticas recreativas como kayak en el Lago Central.

Si te gustaría conocer más detalle sobre las colonias deportivas y náuticas, podés leer más haciendo click acá.

Una Ciudad que previene es una Ciudad segura.