NOVEDADES / GENERAL

120 jóvenes de barrios carenciados se formarán para acceder a un trabajo

Es el primer desafío del Fondo de Responsabilidad Social Comunitaria de la Ciudad. Tienen de 17 a 25 años y viven en Las Tunas, El Alge, El Lucero y otros barrios de la zona.



Un grupo de jóvenes empezó ya visitas a fábricas y a hacer talleres de CV. Once de ellos fueron seleccionados para hacer cursos de capacitación en Digital House. Uno recibirá apoyo para formarse en el ITBA. Son los más de 120 jóvenes de entre 17 y 25 años que comenzarán a capacitarse y recibir acompañamiento por distintas organizaciones sociales especializadas para que puedan acceder a su primer empleo. Es parte del Programa para la lnclusión Laboral de Jóvenes, el primer objetivo del Fondo de Responsabilidad Social Comunitaria de la Ciudad.

El foco está puesto en promover, en una primera etapa, la inclusión laboral de jóvenes que viven en condiciones de vulnerabilidad en los barrios cercanos a Nordelta -Las Tunas, El Lucero, El Alge, San Luis, Benavídez, Ricardo Rojas, entre otros-, que han finalizado sus estudios secundarios y que están buscando empleo.

El Fondo fue creado este año, como muestra del compromiso de largo plazo de la ciudad con la inclusión y el desarrollo social, económico y ambiental de las comunidades, familias y personas de los barrios cercanos y se alimenta con un porcentaje de los gastos totales de AVN al que aportan los vecinos de la ciudad.

La primera etapa fue la de organización, definición de rumbos de trabajo y generación de alianzas con un primer grupo de organizaciones que trabajan en territorio y/o que tienen experiencia en este tipo de iniciativas: Fundación María de Guadalupe, Fundación Nordelta, Fundación FORGE, Las Tunas ONG y Digital House. La idea es seguir sumando más organizaciones a la iniciativa e incentivar que, además de implementar sus proyectos de empleabilidad, trabajen juntas y en red para la inclusión social y laboral de los jóvenes alcanzados por el programa.  Se espera que al menos la mitad de los jóvenes capacitados y acompañados por las organizaciones antes mencionadas obtengan y sostengan un empleo de calidad.

La Fundación María de Guadalupe, asociada al colegio del mismo nombre, en el barrio Las Tunas, seleccionará y acompañará a un grupo de 50 jóvenes. De hecho, ya puso manos a la obra, porque el mes pasado empezó a organizar las primeras acciones, con capacitaciones sobre el armado de CV, visitas a fábricas, y talleres con Junior Achievement. Asimismo, tres alumnos recién egresados que querían seguir su formación en el ITBA fueron apoyados por el Fondo, y uno de ellos logró superar la admisión: recibirá una beca para estudiar en la reconocida universidad enfocada en ingeniería y sistemas.

El segundo grupo son 11 jóvenes, que ya fueron seleccionados, y que serán becados por el Fondo para hacer cursos de capacitación en el prestigioso centro de formación profesional Digital House.

La Fundación Nordelta se hará cargo de la capacitación de otros 40 jóvenes, con distintos enfoques profesionales. Y, finalmente La Fundación FORGE, cuyo trabajo es “impulsar a jóvenes económicamente vulnerables para que accedan a una vida de calidad a través del trabajo, el aprendizaje continuo y el compromiso con la comunidad”, se hará cargo de la capacitación de otras 20 personas.

Durante 2021, el Fondo recaudó $ 4,3 millones que serán destinados a financiar los proyectos de empleabilidad. Parte del trabajo futuro será también hacer un seguimiento de la evolución de estos jóvenes para lograr su inserción laboral, el camino más seguro para mejorar sus condiciones de vida y las de su entorno. Y sumar alianzas con empresas empleadoras y organizaciones de la economía social (cooperativas, empresas sociales) que puedan ofrecer oportunidades a quienes participan de estos programas.